martes, 19 de junio de 2012

Coplillas picantes, jocosas, irónicas y divertidas

En mis frecuentes paseos por las ferias de libros que proliferan en provincias al aire libre de abril a septiembre, y a la sombra de las casas esgrafiadasy los árboles en rama, entre el griterío tostado de los niños y los pájaros -tales para cuales- suelo encontrarme tesoros bibliográficos facsímiles que muchos falsos eruditos  desdeñan pasando de largo, pero yo no. Quizá porque soy un antiguo, quizá porque se me ofrecen a precio de saldo, a veces incluso simplemente al peso, por cinco euros el kilo de papel en negro sobre  blanco, como en Badajoz, pongo por caso.
 
Pues en uno de esos otros paseos literarios tan salutíferos por las Afortunadas Islas y Palmas de la Gran Canaria, donde celebrábamos el Congreso Nacional de la FEPET, que preside el eximio Mariano Palacín, me topé el otro día -caliente que relucía- con las "Rabeladas a lo pesao", composiciones recopiladas no sé cuándo por un denominado Dúo  Candeal, y prefaciadas por Ramón García Domínguez en la edición de máxter.es, que es la que adquirí, sin pensármelo nada. Estas "rabeladas", cantadas sobre la música del rabel, claro, -instrumento de origen musulmán diseminado por la geografía española- son "coplillas picantes, jocosas y divertidas", que han animado mi mente y me he permitido imitarlas y ampliarlas con el permiso de ustedes. A lo mejor así, al divulgarlas, el Nuevo Mester de Juglaría las incluye en sus actuaciones, allá por donde va o vaya, y no solo en la programación segoviana. ¿Por qué no va a contar y cantar conmigo el Mester, si ya cuenta y canta con el coplero Ignacio Sanz de las Lastras de Cuéllar?
 
Resumiendo: Que tomando como ejemplo la copla que dice:

 
 
"Las mocitas de mi pueblo,
cuando se van a bañar,
lo primero que se mojan
es el pecado mortal",
 
 
yo he seguido de esta guisa:
 
"Sálvame, sálvame, sálvame,
dicen en  televisión
las palomas que se acuestan
con cualquier mozo pichón.
 
De boquita lanza sapos
la ex-novia de Jesulín
porque no llegó a ser rana
del torero andalusín.
 
Anda que la den, la den
donde más pecado ha,
que otro tío la ha dejado
paracuellada al final.
 
La Reina de la pantalla
¿de verdad es popular?
Jorge Javier, si lo fuera,
no la mandaba callar".
 
Podría seguir hasta el infinito, pero inventen y sigan ustedes, que la vida cochina da mucho de sí. Y hay que rimarla, para continuar dando el cante.

a.sotopa@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada