viernes, 22 de junio de 2018

Sonrisas como puñaladas


Veo yo a las candidatas
a la cima del PePé
abrazándose y besándose….
y me suda un nosequé.

Sus gestos son detonantes,
sus palabras, paripés;
sus sonrisas son puñales,
sus silencios, vete a ver.

Lo mismo se tiran puyas
en los tuits de la Internet
que se desatan en brindis
de burbujas color miel,

una a otra como rosas
de floreros tentempié.
Adivina adivinanza
quién se empina o baja de él.


Uñas y dientes aprietan
en señas de ¿”Y tú a mí qué”?,
pero se los guardan mientras
ninguna sabe ceder.

Y es que hay que ser prevenido
y no enseñar el desdén
que por la otra se siente
de la cabeza a los pies.

Cospedal, Santamaría
y etecé, etecé, etecé…
pugnarán por la victoria
y, sin embargo, el laurel

no coronará la frente
de más de uno del PePé.
Uno o una, que aquí manda
mucho o todo… la mujer.

91 8470225



jueves, 21 de junio de 2018

La comunión de Marina Soto Hernández

Sotos, Garcías, Hernándezs,
Montúzares y Moneos,
Mercados, Montes, Iglesias,
Benitos y Galisteos…
y otros bien apellidados
de este convivio festero…
¡bien venidos a la mesa
de tan familiar encuentro
en el que Marina es
eje, clave, cuenta, cuento,
baluarte de comunión,
piedra de toque y de centro.

Estamos ante la historia
del acueducto supremo
que nos encadena a todos
en la sucesión del tiempo
y en la que nos completamos
padres, hijos, yayos, nietos…
y es la hora de gozar
con Marina, Hontoria adentro,
Marina, la bien parida,
Marina, la bella Otero
que nos concentra en el núcleo
de este amor tan verdadero.

¡Ay si la abuela Vitoria
y el inolvidable abuelo
Pepe Soto de Jhon Deere
asistieran a este evento!
¡Ay cuántas risas y llantos
derramarían por dentro
viendo a su nieta Marina
de blanco satén perfecto
repartida entre nosotros
sus parientes por derecho,
y cuánto, Señor Dios mío,
recordarían Cozuelos,
sus campanas y sus eras,
sus afeites y sus huevos,
que es que iban y venían
como ennoviados en celo
de Carrascal a La Villa,
de La Villa a Cantalejo
y de Cantalejo a Coca
y de Coca al extranjero
(tal Orlando de Walt Disney
o París, Torre de Hierro)!
¡Qué juntura de ideales,
trabajos y sentimientos
tras tantos años unidos,
tantos esfuerzos y esfuerzos,
siempre comprando y comprando,
siempre vendiendo y vendiendo!

Marina, tú eres el nudo,
el anclaje y el enredo
y el anillo redondeado
de lo que vengo diciendo.
¡Gloria a ti, chiquilla nuestra,
por este feliz momento!
Levantad la copa al hombro,
levantad la copa al cielo
y que el Señor nos bendiga
con el champán de por medio.
¡Arriba los corazones,
Sotos, Hernándezs, Moneos…
Va por vosotros, señores,
Y por Marina primero.!
 Veintiséis de mayo es
del dos mil dieciocho cierto.
Paz y bien tengan ustedes
como paz y bien yo os dejo.
Se acabó lo que se daba.
Gracias, gracias, por  supuesto.

Y ahora a cantar y a jugar
en este bendito pueblo
para que se oiga muy alto
en el Otero de Herreros.


91 8470225