miércoles, 24 de mayo de 2017

El lobo y la cordera



Estábanse los dos regocijándose
en tirarse el pesoe a la cabeza…
cuando en las votaciones del domingo
le ganó Pedro el lobo a la cordera
sultana de Sevilla que sin silla
se quedó do poner las posaderas.

¡Qué espanto, qué quebranto,
qué mosca cojonera
y qué resurrección
del Pedro calavera;
qué claro revolcón,
qué quiebra del sistema
bipolar de partidos
de derechas  a izquierdas,
de delante hacia atrás
como en el baile de la yenka,
por una militancia
más que nada pedrera y regatera
porque así se las gastan
las hordas puñeteras!

Pedro el lobo se impuso en las primarias
a la locuaz Susana añeja
que no supo balar en andaluz
como era de esperar, y en consecuencia
empezó a florecer
una rosada rosa nueva
que estaba marchitada
por sucesivas turbulencias
en el gran aparato
de la dirigencia.
Ya no hay quien a Pedrito le rechiste:
ni Felipe ni Guerra,
ni barones vencidos
ni gestoras pendejas.

Así fue la batalla,
y la carrera
de los dos contrincantes
por una sola apuesta;
no quedó en tablas
sino en bandeja
del peliagudo Sánchez:
miel sobre hojuelas.

A ver ahora qué pasa
cuando se sumen mil y una querellas
de los damnificados
por este y por aquella.
Entre tanto, señores,
adiós, “adiós, cordera”.
Pedro a Ferraz
y ella a la Bética
de donde nunca
salir debiera,
pero lo hizo, y tarde,
por obediencia
pagando caras
las consecuencias.

De lobo bueno…
ni uno siquiera
aunque Goytisolo
para sí lo quisiera
como poeta malo
de la española lengua,
pues la rabia babosa
y la naturaleza
de tamaño animal
es carnicera,
y ya ha empezado a obrar
a su manera.

A todo esto, España
¿dónde se queda?
Adivínelo Vargas.
Y… moraleja:
Vive tu vida,
y  nunca desafíes a una fiera.

91 8470225

viernes, 19 de mayo de 2017

Memos en escritura y habla: El idioma no es cosa de broma



Tira con bala/Alfonso Ussía,
gran cazador/ de puntería
bien afilada/ frente al tontón
que es tonto doble/ ¡qué maldición!
cuando usa el habla/ y la escritura
sin conveniencia/ y sin cordura
como denuncia/ en “La razón”.
Qué desaciertos/ los del memón
que a su ignorancia/ todo lo fía
y desconfía/ de la grafía
del diccionario/ real y académico
del español/ hoy ecuménico
tras el potente/ mandón inglés
que se mantiene/ tal como es.
Por la política/ dicen correcta,
muy pocos siguen/ la línea recta
en su sentido/ y pronunciación.
Todo es un caos/ de confusión.         
Cigarras son cigalas/ para el comilón;
ínfulas/ ínsulas no son;
Rintintín es un perro/ y no otra cosa
que nos resulte/ más o menos maravillosa;
retintín es un decir
con ganas de mofarse/ o de reir.
Que se enteren los torpes/ de chichinabo
que “carne de gallina”/ no es lo mismo que de pavo
y así otras ciento y mil/ barbaridades
con las que nos obsequian/ No hay piedades
para tamaños/ garrafales usos
ni para tantos/ dispares abusos.
Vuelva Ussía a poner/ paz y concierto
en este mareante/ mar abierto
del idioma/ sin ton ni son audible,
y yo me sienta en él/ grato y sensible.
Bocachanclas/ y “lindos” de consumo,
sólo humo, humo y humo/ del que con asco me esfumo.
y FIN DEL DISPARATE
que en la conversación/ y en la escritura late.

91 8470225