jueves, 22 de junio de 2017

Lamento de Clementina



Era Clementina
una dama divina
que me amaba con pasión.

Era Clementina
una góndola marina
en el mar del corazón.

Yo la quise, ella me quiso,
entre los dos hubo hechizo.
Se nos rompió la pasión.

Ahora busco a Clementina,
aún me hiere aquella espina,
tan humana y tan divina
que enloqueció mi razón.

Pregunto a los caminantes.
pregunto a los marineros;
mis penas ya son bastantes
pero no lo son los quieros.

¡Ay, Clementina, mi amor,
vuelve, vuelve por favor.
Para los dos es mejor.

Y mientras, en esta esquina,
ay, de mi desolación,
seguiré poniendo rimas
al tictac del corazón.


91 8470225


miércoles, 21 de junio de 2017

El resucitado Pedro, a muerte con los barones



El Partido socialista
que Pedro Sánchez ensancha
al encontrarse a sus anchas
cual primero de la lista
(según la encuesta prevista
del periódico El País)
es para que se hagan pis
esos memos de Podemos
que se jactan más o menos
de troncharle la cerviz.

Y es que la altivez pedrita
puede aumentar el disgusto
cuando llegue el tiempo justo
de la Rosa aún marchita
por la horda podemita
con la que topa de frente
como adversaria potente
que le logre devorar
y dejarle, ay, al azar
del voto del oponente.

Anda Pedro presumiendo
de actitud conciliadora
con los barones de otrora
pero su rabia temiendo.
Así que, si bien entiendo
y rebana sus razones,
o se baja los calzones
o muy mal lo va a tener.
Por eso intenta tender
una mano a Patxi el vasco
para salir del atasco.

¿Y qué hacer con ese Abel
Caballero entre los suyos
y con otros muchos, cuyos
poderes cuentan también?
Noches de “rosa” satén
para pensar y pensar
cómo coser y cantar
y mantener la sartén
por el mango sin fallar,
o sea, en un ten con ten.

Contentos verlos a todos
difícil parece ser;
ingenio habrá que tener
para acertar en los modos
en esta guerra de godos
que se está librando a oscuras.
Muchas son las sinecuras,
pocos los puestos vacíos.
Que las tías y los tíos
recompongan sus posturas.

91 8470225

 


martes, 20 de junio de 2017

Muerte y vida

¡Qué compañera es la muerte, tanto como la vida!

                                        &&&&&

La muerte la llevamos en los talones y encima de la espalda desde que nacemos, como la sombra.

                                        &&&&&

¡Cómo debe de doler la muerte mientras nos va matando a todos!

                                         &&&&&

¡Ay muerte, muerta seas!, que dijo el Arcipreste de Hita cuando le llegó la pálida furcia a su querida Trotaconventos.

                                          &&&&&

Iván Fandiño ha muerto corneado en la plaza. Ahora nacerá la leyenda de su verdad, añadida a la de Manolete, Paquirri, El Yiyo, Joselito, Víctor Barrio…

                                            &&&&&

De la vida a la muerte/ no hay más que un paso;/ unos lo dan con suerte,/ otros al raso./ El tiempo es el pontífice/ de entrambos casos.


a.sotopa@hotmail.com
91 8470225

lunes, 19 de junio de 2017

Pregones, pregoneros, público y autoridades

España, en el verano más que nada, es un plató jaranero, una plaza de pueblo rebosante,  un coso de toros vibrante, una inmensa playa caliente, una  pista de baile, un tobogán de emociones…  Se celebran las fiestas patronales y todo es un ir y venir de acá para allá, un embarcarse en barcos, coches, autobuses y aviones, un no parar de cantar y bailar, de beber y comer, de procesionar y de tirar cohetes. Exulta la gente, reluce el sol, vacacionan los niños y maestros, se enseñan las mujeres, se ponen pantalones cortos los hombres barbados y no barbados, el mundo entero cambia de piel, de traje y de cara, para mejor; hay que salir de casa, hay que inundar las piscinas, hay que gozar del día a día, hay que mezclarse con el prójimo y el vecino, hay que afanarse…  en no trabajar. Y entonces surgen los pregoneros. Cada ciudad, cada pueblo, cada villa, barrio o aldea nombra su pregonero particular para que dé principio y marcha y marchamo al jolgorio comunal.
 
¿Y qué es un pregonero? Un pregonero es el altavoz de las excelencias locales en industria, agricultura, comercio, en hospitalidad y creatividad, en ingenio y bellas artes, en toda suerte de trabajos, labores y aficiones.

El Pregón no es una conferencia, no es una plática ni un mitin ni un sermón, no es una lección de geografía o historia o las dos juntas, no es una exhibición de cultura popular ni exquisita, pero es todo eso resumido, concretado, adocenado y expuesto de golpe y con tino. Nunca ha de resultar pesado, farragoso, discursivo, insolente, pretencioso o superior. Diez minutos le bastan al buen Pregonador para enardecer al personal y auparse a hombros de los mozos entre aplausos.

El Pregón debe ir directo al corazón antes que a la cabeza, y por eso ha de llevar  ritmo, rima y armonía. La estrofa que mejor lo define y expresa es el romance, pero puede componerse en quintillas, sextillas, décimas o coplas a la manera de los juglares antiguos que surgían del pueblo y al pueblo se dirigían y le hablaban en su propio lenguaje con pizcas de humor, candor y sensibilidad.

Cuídese la megafonía, escúchese en silencio, interrúmpase con breves palmas (si las merece) y déjesele al voceador respirar con holgura y satisfacción, con una botella de agua en el estrado o en el balcón del Ayuntamiento, servida por los concejales o el jefe o la jefa de protocolo.

El Pregón es más bien un brindis, un himno, una incitación a la fiesta, un aldabonazo a la vecindad, resuelto con voz gallarda y entonación insinuante como las olas del mar.

El pregón debe suscitar la curiosidad del público asistente, animar a abrazarse y a sentirse agradecidos a la vida (“que nos ha dado tanto”). El Pregón es un grito de alegría, una explosión de felicidad, un redoble de gargantas ufanas y compañeras, con “vivas” entrañables al lugar al que a uno le invitan.

He pregonado toda mi vida desde que en Cozuelos de Fuentidueña anunciaba por las esquinas los productos del “ultramarinos” de mis padres, y lo he hecho en Segovia, Madrid, Barcarrota, Santamaría la Real de Nieva, Fuentesoto, Cantalejo, Braojos, La Acebeda, Guadalix… , cantando y ensalzando sus fiestas y ferias libreras, artesanas y patronales.

He pregonado a Vírgenes, mártires y santos. He pregonado a San Roque, San Miguel, San Nicolás, el Corpus, la Asunción… He pregonado hasta a Dios Nuestro Señor. Y he escrito letras poéticas a Loles León, María Luisa Seco, Norma Duval y otras artistas de bandera. Normalmente les pagaron a ellas más que a mí, pero no me importó. Casi todos mis pregones han sido pronunciados “gratis et amore”. 

Ahora me espera el municipio segoviano de Basardilla para celebrar a San Bartolomé el 24 de agosto. Allí os espero a todos, los residentes continuos y los foráneos  circunstanciales.

91 8470225

viernes, 16 de junio de 2017

Enséñame la lengua de la Ñ



¿Qué Lengua quieres,
la de mi padre,
la de mi madre,
la de otros seres?

¿La que me sé,
la que te prende,
la que se aprende,
solito, eh?

¿La que se use
cuando este mundo
lábil, facundo…
de nadie abuse?

¿La de los signos,
la jeroglífica
o la prolífica
de los indignos?

¿La del honesto,
la del corrupto,
la del estulto,
la del inepto?

¿La del vizconde,
la del marqués,
o la de donde
vence al inglés?

¿Qué lengua pides
que yo te enseñe?
Si te decides
marca la Ñ.

-Sí, la que sea
mejor de todas,
paneuropea
y fuera modas.

Seré su escriba
como un poseso
en carne viva
y claro seso.

-Bravo, muchacho,
me gusta eso;
en el despacho
te espero preso

de sentimiento,
curiosidad,
entendimiento
y voluntad.

¡Oh castellano,
qué suave y llano
reconocerte
hasta la muerte!

91 8470225






jueves, 15 de junio de 2017

El tiempo vuela

¿Quién le dice al tiempo párate
con lo deprisa que corre?
Nadie. Nadie. Nadie. Nadie,
porque no nos ve ni oye.

Y nosotros ¿le escuchamos
el tictac de los relojes
con los que nos amonesta
años, meses, días, noches?

Pues tampoco, señoritos.
Desdeñamos sus reproches,
sus carcomas, sus llamadas
de atención y sus sermones.

Poderoso caballero,
el tiempo cabalga al trote
y no le detiene nada,
nada que al hombre le importe.

Naciones, ciudades, pueblos…
atraviesa y pone nombre,
pero no se queda quieto
ni en los muros ni en las torres.

Palacios y catedrales
le salen al paso, nobles,
y se los despacha el tiempo
como gotas de sudores,

como sombras faraónicas,
como plantas, como flores,
como insectos repentinos,
como sonantes redobles.

Párate, le dijo al Sol
-su lugarteniente enorme-
el poeta que ansiaba
vivir y morir de amores.

Pero el tiempo vuela solo
sobre planetas y soles,
y ahí sigue, igual que un pájaro
veloz entre los veloces.

Tiempo de vinos  y  rosas,
tiempo triste de dolores,
tiempo de rostros variables,
tiempo del sur y del norte…

pasa, pasa, caballero,
y déjanos en tu roce
la riqueza de la vida
hasta que llegue Caronte.

a.sotopa@hotmail.com
91 8470225


miércoles, 14 de junio de 2017

El Guardiolo en su jardín



El Guardiolo (o el gladiolo)
del catalano “jardín
de las delicias…” muy solo
se va a mantener al fin
con el Puigdemont Bartolo.

Le ha nombrado Portavoz
del “procés” soberanista,
y entregado a esa conquista
quiere levantar la voz
igual que un burro una coz.

Flor indepe futbolera,
quiere armar la revolera
con el partido perdido,
mas no es por nadie temido
tan insigne calavera.

Guardiola, que no te enteras
del puigdemontero acoso:
deja de rendirte al oso,
que ya está hundido de veras
antes de entrar en el coso.

¿Cataluña, triste y sola?
Anda, que no anda esa ola
en la europea marea.
Hazte, tontito, a la idea,
y túmbate a la bartola.

Sudaste la camiseta,
metiste goles sin cuento,
pero en este nuevo intento
te van a romper la jeta
con certeza y con contento.

Mira que haciendo el payaso
caes del triunfo en el fracaso
sin necesidad alguna.
Adiós, pues, a esa importuna
propuesta. Te advierto el caso.

El cuitado Puigdemont…
que se la envaine también.
No confunda mal con bien
por no llamarle memón:
zero zero, cien por cien.

Colofón:
Y aquí sí que rezo. Amén.