viernes, 29 de mayo de 2015

jueves, 28 de mayo de 2015

Pluma al viento

Voluble es la mujer
cual pluma al viento,
de ópera en ópera
cantando mil libretos.
Voluble y violenta
defendiendo sus fueros,
se hace tierna en la lucha
dorada de los sexos.
Lo mismo se subyuga
que se alza hasta los cielos.
Lo mismo es yerba frágil
que cardo puñetero.
El hombre la persigue
con denodado esfuerzo,
y apenas si la roza
emprende el vuelo.
¿Adónde va ella sola,
a qué mar o a qué puerto?
¡Oh, mariposa, oh, nube,
consuelo y desconsuelo,
repósate en mi hombro:
caminaremos juntos luego!


a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25

miércoles, 27 de mayo de 2015

Invocación de Mayo


El 13 de Mayo
La Virgen María
No sé lo que haría.
Quizás de soslayo
Posarse en Iría.

Y otra vez decir
Lo que ya diría:
Yo soy la alegría,
Dejad de mentir
Por la gracia mía.

¿Referente al día
De las elecciones?
Pues para lecciones,
Esa bastaría,
Y sin condiciones.

Políticos clones
De corta estadía,
Menos ilusiones
Y más concesiones
De ciudadanía.

El pueblo os implora
Hasta los c.
Y ora, ora, ora
Porque cada hora
Oigáis sus razones.

¿Dispuestos estáis
Y no mareáis
Ya más la perdiz?
¡Oh tiempo feliz
Si al final os váis!

a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25

martes, 26 de mayo de 2015

Cirilo-Hermida



No sólo Jesús Hermida, el hijo del pescador del Sur; también Cirilo Rodríguez, un segoviano de tierra adentro en América, se lució como periodista narrando la ascensión del hombre a la luna en 1969.

De aquellos éxitos pioneros, estas alabanzas memoriosas que están recibiendo postmortem.


Cirilo dio lustre y esplendor a RNE; Jesús, a la única TVE de aquel entonces. Con un par. Así de grandes.


De bien nacidos es ser agradecidos, y la Asociación de la Prensa Segoviana mantiene sus premios a los Corresponsales Extranjeros –ya van XXXI convocatorias- con el patrocinio y colaboración del Ayuntamiento, la Diputación, la Junta, Bankia, Iberia, Paradores, PROCOSE y la fábrica real de La Granja con sus bolitas de cristal de la buena suerte. (Si alguien implicado no cité, que me disculpe. Inclúyase ya)


Pero la continuación de los PREMIOS CIRILO RODRÍGUEZ creo que se debe más que a nadie al trabajo tesonero de Alfredo Matesanz y Aurelio Martín, otros dos periodistas raciales. Y con ellos brindaremos el viernes 29 en los salones del Parador de La Lastrilla, cuando el sol sanguino de la tarde purpure las cúpulas de El Alcázar, la Catedral, las iglesias, monasterios, torres y palacios de la trajana ciudad del Acueducto.

a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25

lunes, 25 de mayo de 2015

Sol y lluvia, desparejados

El sol y la lluvia
se intentan casar,
pero no hay manera
porque no se van.
Si uno anda caliente,
la otra se enfría;
Si uno se sonroja,
la otra se retira.
¿Qué vamos a hacer?
Tomarlos a solas.
No se puede unir
lo que no se ahorma.
Pero entre los dos
nacen a porfía
las flores que visten
solanas y umbrías.
Y eso sí que es gracia
de consolación.
¡Oh, Naturaleza,
cuán sabio es amor!


a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25

viernes, 22 de mayo de 2015

Decálogo de memeces crónicas

UNO: “El hombre obra bien o mal, según su ADN” ( ¿Para qué, pues, la libertad agustiniana?)
DOS: “Juntos pero no revueltos” (¿En qué quedamos? Para la tortilla española es preciso cascar huevos)
TRES: “Los partidos son esenciales para la democracia” (Lo esencial es el pueblo unido y consensuado)
CUATRO: “Sorpresas te da la vida” ( Y más que te dará. Y gustos y disgustos y emociones y puñaladas traperas)
CINCO: “La oposición no es simple contradicción” (Y entonces, ¿qué es?, ¿una pamema?)
SEIS: “Pienso, luego existo” (Pero algunos humanos subsisten sin pensar. Los gatos y los perros, las aves y los peces ¿no existen? Y sin embargo, mayan, ladran, pían, nadan… Yo los veo y los oigo. ¡Ay, Pascal, ay, Descartes!)
SIETE: “El futuro no está escrito” (Ni falta que hace; ya se adivina observando el presente)
OCHO: “Todas las opiniones son respetables”. (¿De cuándo a acá? ¿Por qué? ¡Amos anda, que no andas náa!)
NUEVE: “La gente es la que manda” (¿De verdad? ¡Ojalá! ¿Y a quién moteáis de gente? Un respeto)
DIEZ: “Los intelectuales no tienen que ofrecer respuestas sino preguntas” (¿Y para eso han estudiado tanto?)


91 847 02 25
a.sotopa@hotmail.com

jueves, 21 de mayo de 2015

España en elecciones, campo abonado de demagogos

Me imagino a España en estos postreros días de elecciones como a la Grecia posterior a Pericles cuando en el ágora (ahora en la TV) predicaban los sofistas, los demagogos y los cínicos, que correspondían a los nombres de Protágoras, Hipias, Trasímaco, Calicles, Gorgias, Antístenes… y quizá cientos más.

Ahora los boquirrotos se llaman aquí Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Susana Díaz, Mariano Rajoy, Alberto Garzón, Esperanza Aguirre, Manuela Carmela, Albert Rivera, Begoña Villacís, Ángel Gabilondo…y otra pera limonera patatera de payasos y bufones en función de circo. ¡Menuda tortilla vamos a freir con los huevos y ovarios de estos hombres y mujeres! Hay amazonas, trapecistas, domadores, majorettes, ilusionistas, enanos y gigantes, y monos y tigres y hienas que pasan por el aro y se enfrentan mutuamente delante de un atril, coraza o escudo: rosa, círculo, naranjito, gaviota…yo qué sé. Aparecen juntos, pero de mentira. Ya veremos al final quién es el Rey León de esta selva de opiniones, presunciones, ocurrencias, promesas y disparates. A la salida os espero, para observar si salís desengañados del espectáculo de encantamiento democrático que os ofrecen.


(Porque Grecia, ahora mismo, ya veis cómo está: tirándose los euros de Sypras a Varufakis, ante la reinona Merkel, impasible ella)

a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25

martes, 19 de mayo de 2015

Anécdotas umbralianas

Mucho se escribe de Umbral estos días al cumplirse el octavo aniversario de su desaparición terrestre. Y muchos repiten sin cesar su insolente aparición televisiva ante la presentadora “granhermana” Mercedes Milá, cuando le soltó a bocajarro: “Yo he venido aquí a hablar de mi libro”.
Pues bien, yo quiero recordar algunas anécdotas que viví con él, y que hasta hoy no han trascendido.


Una: Coincidíamos con frecuencia en Padre Damián, 43, bajo (Madrid) sede de la agencia de prensa COLPISA, para entregar a Manu Leguineche, Director, o Fermín Cebolla, Redactor Jefe, nuestras sendas colaboraciones literarias en los 17 periódicos de la cadena…, y un día me suelta Manu: “Apuleyo, déjate de adjetivos en tus crónicas y ponme siempre verbos y sustantivos”. Y también: “Déjate, jodío, de entrevistar a escritores y artistas jóvenes nuevos, que no le interesan a nadie, y entrevista a diario a Lola Flores, que esa sí que vende.


No le hice caso ni en una ni en otra admonición, y así de mal me fue. Sin embargo, a Umbral le permitía y hasta le aplaudía los epítetos más insospechados, algunos, auténticos modismos. Era un creador, lo reconozco, y yo un simple imitador aficionado. Sus negritas hicieron famosos, incluso a los que no lo merecieran nunca. Con él resaltaban Pitita Ridruejo, Lola Flores, Enma Cohen, Fernando Arrabal, Fernando Sánchez Dragó, Fernando el actor-escritor  pelirrojo, y el mindundi editor de Libertarias que oculta su nombre, no lo oculto yo, y que acabó emparentado con una Fierro, y a quien yo le había presentado en el Eurobuilding I, allá por los Ochenta de la Movida madrileña. (Leguineche, por otra parte, se hallaba en aquellos años, de guerra en guerra más que en la redacción estrecha, bien abastecido de emolumentos especiales y espaciales por los Ibarra vascos que le protegían. Perdonado. También fue un genio periodístico, por el camino más largo, que principiaba y acababa en los mesones de Pedro Teixeira y calles atláteres, papeando opíparamente al atardecer quicos, cangrejos, calamares y sardinas en aceite, con Amalia Sánchez Sampedro, Susanita Sánchez y su marido temporal que no quiero nombrar, Mercedes Rodríguez, Pilar Cernuda, Mariano Guindal –el barrendero que ascendió a La Vanguardia en cuestiones laborales- y el futbolero Paradinas, que acabó pasándose a El País).


Dos: Tanta fue mi devoción por Umbral, que creé la editorial “El Gran Espectáculo” para publicar una antología de sus primeros libros hasta “Mortal y Rosa”, libro que escribió sobre el único hijo que tuvo y que mecía en la hamaca de la terraza de Pedro Texeira, 6-8, tan alabado por el Director de la RAE, Fernando Lázaro Carreter, el catedrático amigo que no consiguió elevarle a los altares de la Academia de la Lengua, la que, sin duda, se merecía, y por la que no paró de aspirar y suspirar el que al final de sus días se refugió en su dacha de Majadahonda, para arrojar libros depauperados a la piscina. 


Umbral me rediseñó la portada de aquella antología admirativa que le había dedicado, porque la primera mía había resultado fatalmente desastrosa, y no hubo más. No hubo más durante un trecho de años, porque de mí no se ocupó nada, a pesar de que me elogió en la contraportada. Pero a finales de los noventa del siglo XX, reencontrándonos casualmente en una exposición de la Biblioteca Nacional, el alto, cegato y abufandado de rojo Umbral, que temía al frío como al rayo y al diablo, y estaba frecuentemente afónico,  me requirió que le enviara algunos ejemplares de la dichosa publicación para adjuntarlos a la bibliografía que necesitaba presentar en la concesión del Premio Príncipe de Asturias. Así es la vida. O era. Creo, sinceramente, que le otorgaron graciosamente un Premio de Consolación, con el que murió tranquilo, ahíto de tranquilizantes.


Tres: Un día de entonces le invité a visitar mi pueblo, Cozuelos, y degustar un cordero lechal en el Chiringuito Rufino de la cercana Villa de Fuentidueña (Segovia) pero renunció por mal estar a última hora, aunque sí acudieron su mujer María España, el representante actor del Conde de Montecristo, la actriz Charo Soriano y los periodistas gourmetses Antonio de Olano y Joaquín Merino. ¡Felicísimo día! Dios tenga a algunos de ellos en su gloria y a los otros, vivitos y coleando.


Cuatro: Ejerciendo de Jefe de Prensa de la Universidad Autónoma de Madrid, en Cantoblanco, aún sin estación de ferrocarril, invité a Francisco Umbral a que almorzara en el Campus con el Rector Gratiniano Nieto, de derechas-derechas, y vallisoletano-madrileño  como él, pues le acababa de nombrar Presidente Honorario del Club de Poetas de la UAM, fundado en connivencia con la poetisa extremeña Pureza Canelo, y allí que se presentó y divagamos sobre lo nuestro: sobre la poesía en verso y en prosa, que es “otra cosa”, como dijera Machado. El caso es que a la tarde, le devolví en mi coche al hotel Miguel Ángel, donde él tenía concertada anteriormente una entrevista con la periodista Margarita Robles, y allí con ella le dejé y  ya no sé qué más pasó. Porque los dos portaban una capa negra para encubrirlo. Hasta ahora. Y no seré indiscreto, por el amor y honor de su viuda.

a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25

lunes, 18 de mayo de 2015

Elegía del Aznalcóllar

Aznalcóllar, Aznalcóllar,
nombre de mina y romance,
el día que Bolidén
dejó escapar tus metales
por el Parque de Doñana
henchido de árboles y aves,
quedaste a la discreción
de Susana, protomadre,
la Presidenta en funciones
de la Junta filo-árabe,
que a cargo de Andalucía
aún no sabe ni lo que hace.
Heredó la corrupción
de Griñán y Manuel Chaves,
y por más que ríe y grita,
de la corrupción no sale.
Ahora resulta que entrega
sin un contrato fiable
tu explotación a una empresa
de mexicanos mangantes
que ya en su país de origen
forjaron desastres tales,
y los aznalcollarenses
quedan en tierra de nadie,
sin trabajo y sin paciencia
para aguantar más desaires.
De aquellos polvos de estaño,
mercurio y cobre mortales,
grandes lodos empañados
en arenas, vale y cauce
del Guadiamar suspirando
porque la tragedia acabe,
pero no tiene Susana
ovarios que la desplacen.
Esperemos que el escollo
de los tóxicos derrames,
se resuelva en fondo y forma
cuando al fin dé a luz la madre. 
Y que terminen también
tanto pico y tanto enjuague
en el gobierno andaluz
a punto de dar al traste.

a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25

jueves, 14 de mayo de 2015

Cuestionario vital IV

-Ya me contó al por menor
cuestiones de picaflor.
-Y continuaré contando
si me sigue preguntando.
-Dígame, Apuleyo mío,
¿es que su vida es un río?
-Como la suya, señor.
Cada día es corredor.
-¿Hacia qué, como final?
¿Hay otro mundo, inmortal?
-Para mí, creo que sí.
De ahí que tanto escribí.
-¿Es que perdura el autor
tras un presunto editor?
-Ya lo ve usted con Cervantes
y con otros, después y antes.
-Me place su afirmación.
¿Pasamos a otra cuestión?
-Pasemos. Mi vida es larga
y asume toda su carga.
-¿Fue maestro en Guarazoca,
pueblo herreño sobre roca?
-Pedí la excedencia al día
de llegar a la Alcaldía.
-¿Y se la dieron o no?
¿Se marchó o se quedó?
-Volví a un colegio privado,
para mí de más agrado.
-¿Se arrepintió con los años?
¿Corrigió los propios daños?
-¡Qué remedio! El Ministerio
es más seguro y más serio.
-Y el destino fue Braojos.
¿Se cumplieron sus antojos?
-Nadie quería ir allí,
por pueblo pitiminí.
-Y entonces, usted optó,
y tres cursos se quedó.
-Felicísimos los tres,
con el campo de través.
-¿Y Buitrago y Guadalix
se pasaron en un tris?
-Y al final me jubilé
como un Príncipe. ¡Jé, jé!
-Le noto, señor, contento.
¿Aún no ha perdido ese aliento?
-Mi destino es cabalgar
como el del Cid…hasta el mar.
-Entretanto ¿qué más hizo?
Es que oyéndole me hechizo.
-Fui portavoz de la UAM,
pero por ganarme el pan.
-Y librero y periodista
con currículo a la vista.
-Dice usted bien, mas no añade
nada a lo que el mundo sabe.
-Ahora no es más que escritor.
¿Merece ese digno honor?
-Por merecerlo me fajo
día a día en el trabajo.
-Y viaja por cualquier parte.
¿Qué más ama, el vino o el arte?
-A los dos me entrego  a solas,
y al sol y al viento y las olas.
-Que le vaya muy bonito.
Aquí concluyo lo escrito.

a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25

miércoles, 13 de mayo de 2015

Cuestionario vital III


-Apuleyo, infórmeme.
-Pregunte y responderé.
-¿De Cozuelos es usted?
-Tal cual cuenta su merced.
-¿Y de niño, fue a Griñón?
-A la primera ocasión.
-¿Y quién le encerrara allí?
-Mi padre sacristaní.
-¿Guarda algo contra su padre?
-¡Por Dios, ni contra mi madre!
-¿Eran frailes de La Salle?
-Hasta el último detalle.
-¿Les tiene agradecimiento?
-Si digo que no, es que miento.
-¿Estudió el Bachillerato?
-Sí, para aprender un rato.
-¿Le trataron con mesura?
-No, señor, con mano dura.
-¿Y recuerda a sus maestros?
-Fueron un poco cabestros.
-¿Alguno habría sensato?
-La mayoría, ¡ojo al dato!
-¿Cómo le fue el internado?
-A lo pasado, pasado.
-¿No quiere explicarme más?
-Parecía un Satanás.
-¿Por qué, si puede saberse?
-Porque había que encogerse.
-¿Qué le hicieron en la cama?
-Coserme a tope el pijama.
-¿Es que se tocaba el pito?
-Ni sé, ni aumento, ni quito.
-¿Y después? ¿Al Noviciado?
-Con santos por cualquier lado.
-¿Leyó allí sus santas vidas?
-Incluso hasta las prohibidas.
-¿Se sintió gratificado?
-En  el Escolasticado.
-¿Empezó a ser escritor?
-Con premios y con honor.
-¿Le impulsó Carlos Urdiales?
-Uno de los más legales.
-¿También otros, no obstante?
-Mi formación fue constante.
-¿Cómo con quién, por ejemplo?
-Con Cándido, que era un templo.
-¿Y alcanzó a ser periodista?
-Está claro y a la vista.
-¿Y dio clases en Sevilla?
-¡Oh, sí, sí, qué maravilla!
-Luego, se marchó a Canarias.
-Razones hubo, y  muy varias.
-Dígame alguna. ¿Fortuna?
-La que obtuve en La Laguna.
-Al fin ¿se salió de fraile?
-Es que precisaba de aire.
-Y en Zarauz… lo encontró.
-Con las francesas, jo, jó…
-¿Joder, quisiera decir?
-Hasta ahí…, no permitir.
-Después ¿qué ha sido su vida?
-Una estancia compartida.
-¿Entre profe y periodista?
-Y librero, ¡Dios me asista!
-¿Tan mal se encuentra el papel?
-Me callo. Dígalo él.
-Demos final a este asunto.
-De acuerdo, punto por punto.

a.sotopa@hotmail.com

91 847 02 25


martes, 12 de mayo de 2015

Cuestionario vital II

De nuevo continúo
con la visión de un búho,
rematando preguntas
con respuestas asuntas.
-¿Qué piensa de la vida?
-Que la doy por perdida.
-¿Podría ser mejor?
-Consulte a mi doctor.
-¿La ve usted mal, acaso?
-Ya le respondí al caso.
-¿Qué recuerda u olvida?
-A medias, por sufrida.
-¿Pero por qué, señor?
-Me falta aún un hervor.
-¿Volvería a nacer?
-Si del alma es poder…
-Nómbreme cierto amigo.
-Yo conmigo y contigo.
-¿Cansado de leer?
-¿Y qué otra cosa hacer?
-¿Qué opina de política?
-Que es superferolítica.
-¿Votará en elecciones?
-Sí, si me dan razones.
-¿Del Medio Ambiente, qué?
-Déjelo como esté.
-¿De la Naturaleza?
-Idéntica franqueza.
-¿Se cree un buen pasante?
-No. Sólo un expectante.
-¿A quién daría la mano?
-A un sencillo paisano.
-¿Adónde ahora se iría?
-A una tierra baldía.
-¿Le aclaman por su obra?
-Aún la noto en zozobra?
-¿Ansía ser famoso?
-¿La verdad? No, no oso.
-¿Cumplidos sus afanes?
-Más que otros ganapanes.
-¿Compra a gusto la prensa?
-Casi, casi es ofensa.
-¿Se da por aludido?
-Menos de lo temido.
-¿Publicar, ¿para qué?
-Para crecerse en pie.
-Dígame abracadabra.
-Le tomo la palabra.
-Muchas gracias, señor.
-Ya me siento mayor.
-¿Se lo paso a Zoquejo?
-Hágalo, soy su espejo.
-¿Sabe que es Jefa Fátima?
-Con ella va mi ánima.

(Continuará)

a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25



lunes, 11 de mayo de 2015

Cuestionario vital sentimental

Es domingo lluvioso,
día santo y ocioso
para hacerse preguntas
con las respuestas juntas.
-¿Se encuentra usted contento?
-Solo un tanto por ciento.
-¿Qué es lo que le disgusta?
-Que la gente no es justa.
-¿Desea concretar?
-Oro es el callar.
-¿Algo más, caballero?
-No puedo lo que quiero.
-¿Y cómo ve la vida?
-Indecisa y partida.
-¿Se refiere al país?
-Y a que retengo el pis.
-¿Con cuántos años cuenta?
-Pasados los setenta.
-¿La edad le asusta a usted?
-Alguna que otra vez.
-¿Piensa mucho en la suerte?
-Pienso mucho en la muerte.
-¿Hizo lo que debía?
-No lo sé todavía.
-¿Continúa escribiendo?
-Es que no lo está viendo!?
-¿Veinte libros, quizás?
-Alguno, alguno más.
-¿Se nota satisfecho?
-Hombre, a los hechos, pecho.
-¿Y a los que han de llegar?
-Oir, oler, tocar…
-¿Me cita dos o tres?
-Y también treintaitrés.
-¿Dónde los logro ver?
-En Internet, Monsieur.
-¿Otra razón le place?
-Dar a los niños clase.
-¿Y por qué la enseñanza?
-Porque el saber alcanza.
-Entonces ¿es maestro?
-Y en hacer versos diestro.
-¿Ama a los escritores?
-Ellos son mis tutores.
-¿Me permite un detalle?
-Hable, mi amigo, hable.
-¿A qué sentirse triste?
-Ya lo viste y leíste.
-¿Lo aclara, por favor?
-Echo en falta un amor.
-¿Qué amor-dolor es ese?
-Dejémoslo en suspense…

(Continuará)


a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25

sábado, 9 de mayo de 2015

A la peluquera bloguera Maricarmen Olmo

¡Vaya con la peluquera
Maricarmen, que es bloguera
de primera!

Escribe con prosa fina
y con poesía en rima,
que plasma para SUCINA.

Yo estoy con ella y con ello,
ahora que ya mi cabello
como la nieve es más bello.

Y sus lectores murcianos,
andaluces, castellanos,
catalanes, riojanos…

están con ella también,
pues mantiene un ten con ten
con la rosa y el clavel.

Olmo verde machadiano,
el blog le florece en mano,
tan divino como humano.

Y yo expreso día a día
mi tristeza y mi alegría
para su sabiduría.

¡Escribir, qué grata suerte
que imprime vida a la muerte,
ay, quién inmortal sería!

a.sotopa@hotmail.com

91 847 02 25


miércoles, 6 de mayo de 2015

Ritornelo del corazón

Porque sacan tanto el tema
los de la televisión,
quiero hacerle yo un poema
a ese tema, el corazón.

Una bomba, una sorpresa
es el rojo corazón.
No es la boca la que besa.
besa, besa el corazón.

Un tormento, una tormenta,
una lluvia, una pasión…
A quien todo esto se inventa
se le llama corazón.

Un suspiro, dos suspiros,
tres suspiros… Un montón.
Y los más mortales tiros
los recibe el corazón.

Calla, sufre, pide ansía,
se parte como un limón.
¡Tanto hace cada día
el sangrado corazón!


Ríe, canta,envida, espera.
Nunca encuentra su ocasión.
Porque espera, desespera
el latiente corazón.

Colma arterias siderales.
Tiene nombre de ladrón.
Roba el tiempo y sus caudales
y es robado el corazón.

Da mil sueños, mil encantos.
Da razones, no razón.
Y al final son todo llantos
en el pobre corazón.

Llama, insiste, se arrodilla,
queda al pie de tu balcón,
Cuanto más la luna brilla,
más se humilla el corazón.

Nunca es libre, prisionero
de una u otra obcecación.
Aun creyéndose el primero,
último es el corazón.

Disparata, corre y mata
por las buenas y a traición.
Desatándose se ata
sin pensar el corazón.

Da lecciones y no aprende
la verdadera lección:
corregir a aquel que expende
sin  rubor el corazón.

Cariñoso, distanciado,
va del pasmo a la emoción.
Tan ardiente como helado
se demuestra el corazón.

Hace clic  y también clas.
Suena  din, pero no es don.
Y en un momentito ¡zas!
dice adiós el corazón.

Caballero pareciera
por su gracia y distinción.
pero actúa de manera
diferente el corazón.

Ama pompas, vanidades…
bebe vientos con fruición
y trastoca las edades
del amor el corazón.

Se enloquece, se despecha.
siente pena, indignación.
Es veloz como una flecha
de Cupido el corazón.

Yo le dije al mío un día:
“Para el carro, corazón”.
Y, parándome, tenía
un puñal mi corazón.

a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25

martes, 5 de mayo de 2015

Viendo bailar tangos

Tango de la pampa
Tango festival
Tango interminable
Abrazado amar.

Baila que te baila
Piernas al azar
Y bocas juntadas
Callado besar.

El suelo es un cielo
De azul ultramar
Vida en punta breve
De nunca acabar.

Cumparsita mía
Te vas vienes vas
Sin perder el ritmo
Del dulce compás.

Arriba los brazos
Adelante atrás
Pecho contra pecho
Atracción fatal.

Te miro me miras
Sueño sueñas ¡guay!
Abanícame
Que me muero ¡ay!

a.sotopa@hotmail.com
91 847 02 25


lunes, 4 de mayo de 2015

Juan Goytisolo, ‘el Cervantes’ apolo

Qué solo, qué solo, solo
se encontró en el protocolo
el disidente pocholo
Juan Goytisolo.

Al recibir “el Cervantes”
de manos del Rey reinante,
el emigrante tronante
se expresó cual Rocinante.

O sea, con torpe orgullo,
armando cisco y barullo
como un perfecto capullo
alumno de Perogrullo.

Él, que se creía Apolo,
desvarió de polo a polo
en un discurso tortolo
de indignante cocobolo.


¿Sus “señas de identid”?
Maltratar con impiedad
a España –“perdón, piedad”-
¡Qué hazañosa libertad!

Hombre tan atrabiliario
nunca vi, y en mi diario
me muestro al punto contrario
a su arrebato incendiario.

Pues presume de francés
y marroquí marraqués,
que enseguida ponga pies
en París o Mekinés.
Oui. Yes.


91 847 02 25